¿Cómo combinar los alimentos?

Salud & Nutrición

Estos meses de cuarentena nos han servido para tomar conciencia respecto a ciertos temas, sobre todo el de una alimentación adecuada para permanecer saludables. Y es que estar todo el tiempo en casa nos ha llevado a prestar más atención a nuestros procesos biológicos y su correlación con nuestros estados de ánimo.

Hemos observado que hay alimentos que nos hacen sentir livianos y con energía, y otros que nos hacen sentir pesados y cansados. También hemos podido ver cómo nuestra mente nos pide alimentos que no le caen bien a nuestro cuerpo. Aprendiendo a reconocer incluso aquellos alimentos que nos pueden generar estrés o ansiedad. 

Lo ideal siempre es elegir alimentos naturales, aquellos que provengan de la agricultura ecológica u orgánica en lugar de aquellos cargados de pesticidas, conservantes y aditivos. Evitar los productos procesados con altos índices de azúcar, harinas refinadas, grasas saturadas y proteínas de mala calidad. 

Si estás en la búsqueda de alimentarte mejor, te encantará conocer la trofología, una ciencia dedicada al estudio de la combinación de los alimentos, la cual sugiere ciertas pautas alimenticias y nutricionales que podrían ayudar a sentirnos más livianos, menos cansados y con más energía después de comer. 

Esta va mucho más allá de elegir alimentos saludables para nuestro cuerpo, también se trata de conocer una forma inteligente de combinar los ingredientes. Una manera de comer que podría traernos múltiples beneficios, como mejorar nuestra digestión y optimizar la asimilación de nutrientes, haciendo que nuestro sistema digestivo utilice menos energía para centrarse en otras funciones del organismo, como la reparación de las células y la depuración del cuerpo. 

Esta teoría propone que los diferentes grupos de alimentos necesitan tiempos y enzimas diferentes en el estómago y los intestinos para ser digeridos. Un medio alcalino o ácido activará ciertas enzimas según el tipo de alimento, por lo que deberíamos evitar mezclar alimentos con enzimas de signos opuestos. 

Cuando mezclamos ciertos alimentos al mismo tiempo, liberamos ambos tipos de enzimas, creando un ambiente neutro que impide y demora la digestión. Generando la fermentación de azúcares y putrefacción de proteínas en el estómago, provocando gases, dispepsia, halitosis, inflamación y/o problemas digestivos. 

La fermentación en el intestino puede generar exceso de polialcoholes, que son alimento para ciertas bacterias y levaduras. La putrefacción de las proteínas puede ocasionar residuos tóxicos que se acumulan en el cuerpo y emergen en forma de síntomas de indigestión. 

Para introducirnos en esta metodología, lo primero es conocer los diversos grupos de alimentos. 

Grupos de Alimentos

Proteínas

Frutos secos, algas y productos de origen animal(carne, pescado, huevos, pollo, lacteos etc)

Carbohidratos / Almidones

Harinas (pan, pasta, pizza, galletas, etc) cereales ( arroz, mijo, trigo, centeno, maiz, trigo sarraceno, amaranto), legumbres y vegetales con almidón (papas, zapallo, zanahoria, alcachofas, porotos y camotes)

Vegetales

Hojas verdes y otras verduras.

Frutas

Dulces (plátano, dátiles, fruta deshidratada, higos, papaya, caquis y chirimoyas; subácidas (manzana, pera, frutos rojos, guindas, mango y uva); ácidas (pomelo, naranjas, limones, piña, vinagre y frutillas).

Grasas

Aceites vegetales, aceitunas, aceite de coco, semillas (chia, lino, sésamo y girasol), leche y queso.

A continuación, algunos consejos sobre cómo combinar tus alimentos.

Come ensalada antes que todo

Esto preparará el estómago para digerir, después puedes seguir con un plato de almidones o proteínas con verduras.

Los vegetales sin almidón van bien con todo

Este grupo combina con todo, excepto con la fruta, la cual solo podemos mezclar con las hojas verdes.

No mezclar proteínas con carbohidratos

El rumor era cierto, bajo ninguna circunstancia deberías mezclar estos alimentos. Al combinar estos alimentos, los jugos ácidos y los jugos alcalinos de ambos se neutralizan y retrasan la digestión, invirtiendo muchas horas y energía en digerir, por lo que nos sentiremos pesados y cansados.

Cuanto más tiempo pasen estos alimentos en nuestro estómago, más posibilidades habrá de que se liberen residuos tóxicos. Por lo que el cuerpo no podrá absorber los nutrientes provocando malestares como inflamación y gases.

No tomes agua mientras comes

Lo ideal es no beber líquidos mientras comemos ya que esto podría diluir nuestros jugos gástricos y enzimas necesarias para el proceso de digestión. Puedes tomar agua media hora antes de comer y dos horas después de comer.

Lo que sí podemos tomar mientras comemos, son bebidas que favorecen la digestión, como una infusión de jengibre o bebidas probióticas, como el kéfir, ginger beer o kombucha, que poseen múltiples beneficios para la flora intestinal.

Sólo pan de masa madre

El pan de masa madre bien fermentado es un probiótico que favorece la digestión, por lo que se puede combinar con cualquier grupo, mientras que el pan de harina refinada no puede ser mezclado con proteínas.

Come sólo un alimento concentrado a la vez

Los alimentos concentrados son aquellos que prácticamente no tienen agua, como las proteínas y los almidones. Los alimentos no concentrados son aquellos que contienen agua, como los vegetales crudos sin almidones y las frutas maduras. Para favorecer la digestión solo se debe agregar un alimento concentrado en el plato.

Mezclar dos proteínas no es buena idea

Estas son las más difíciles de digerir por su compleja cantidad de aminoácidos, sería un desperdicio de tiempo y energía para el intestino mezclar dos proteínas diferentes.

Mezcla de almidones

Es recomendable no mezclar más de dos almidones, los cuales pueden ser acompañados por verduras sin almidón como brócoli, coliflor, lechuga, espinaca, rabanitos o espárragos.

Come solo cuando tengas hambre

Un típico consejo de nuestras abuelas, que mucha razón tienen. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta que nos puede avisar cuando necesitamos comer, beber o evacuar. Si no tenemos hambre, debe ser porque el cuerpo aún sigue procesando y asimilando la última comida. Es necesario sentir hambre para aportar nutrientes y energía al organismo, de lo contrario, solo colapsaremos nuestro sistema digestivo.

La fruta se come sola

Es el alimento de más rápida digestión, media hora tarda en ser evacuada. Comer fruta como postre después de un plato de proteína con almidones puede provocar la fermentación y acidificación del resto de los alimentos en el estómago, ya que los azúcares de la fruta quedan retenidos a altas temperaturas y entorpecen la digestión. Las frutas solo combinan bien con hojas verdes.

Recuerda que no existen reglas absolutas cuando se trata de alimentación, ya que todas las personas tenemos metabolismos diferentes. Estos solo son algunos consejos para prevenir y mejorar tu digestión. 

Si quieres conocer la oferta de productos orgánicos y agroecológicos de Aldea Nativa, haz click aquí.

Lee también: ¿Qué alimentos causan estrés? aquí

Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0