Cuidar la biodiversidad, la mejor forma de combatir las pandemias

Agricultura Regenerativa

El último año vivimos una situación nunca antes imaginada, una emergencia sanitaria, la cual vino a exponer la íntima relación que existe entre los humanos y la naturaleza. Los científicos explican que el reino vegetal, los animales y los microorganismos son las entidades encargadas de protegernos frente a diversas amenazas como el Covid-19.

Las acciones del ser humano sobre el medio-ambiente han llevado a que ciertos organismos ocultos en la naturaleza, entren en contacto con las sociedades. Es el caso de esta pandemia, consecuencia directa de la tala indiscriminada de bosques, agricultura y ganadería intensiva, la contaminación del agua y el cambio climático, los cuales destruyen los ecosistemas, merman la biodiversidad e incrementan las probabilidades de zoonosis o traspaso de enfermedades animales a humanos.

Y es que es la biodiversidad de nuestros ecosistemas la que actúa como una barrera frente a las enfermedades presentes en el mundo animal. El deterioro de nuestros ecosistemas ha simplificado la biodiversidad y ha extinto diversas especies, cuya función era mantener ciertas enfermedades infecciosas al margen de las sociedades humanas.

Cuando se destruyen las selvas o se talan los bosques, cuando nuestro mares y tierras se llenan de microplásticos, cuando guantes y mascarillas desechables se acumulan en nuestros pueblos y ciudades, se deterioran las complejas relaciones que existen entre los diversos animales y microorganismos que mantienen controlados virus y patógenos, surgiendo pandemias que pueden afectar a miles de personas.

La ambición humana ha llevado a concebir los recursos naturales como una fuente inagotable de ganancias económicas, la cual es una de las condiciones principales para entender porqué se propagan este tipo de enfermedades. Un ejemplo de esto es la tala de bosques tropicales para monocultivo, donde algunas especies mueren y otras buscan refugio en lugares cercanos al ser humano. El problema es que el ser humano ve en las especies exóticas un potencial de venta o un alimento, exponiéndose a contagiarse de las más variadas enfermedades.

Respecto a esto, es el modelo económico extractivista el responsable de agotar los recursos naturales y expulsar a poblaciones nativas que viven de la naturaleza. Al despojarlos de sus medios laborales, estos deben buscar otras alternativas para alimentar a sus familias, viendo el comercio de especies exóticas y la caza de animales como alternativas para paliar el hambre.

¿Sabías que la lepra es una enfermedad que se contagia por medio del armadillo? Sí, son muchos los turistas que se han contagiado de la letal enfermedad comiendo un plato exótico de la amazonia. También hay campesinos que por hambre han cazado y comido armadillo, contagiándose de lepra.

 El asunto de que una persona haya consumido murciélago  puede parecer algo aislado y extraño, sin embargo, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el 75% de las enfermedades infecciosas que han surgido en los últimos tiempos, como es el caso del ébola, zika, gripe aviar o el sida, son de origen animal.

Los científicos indican que fortalecer la biodiversidad medioambiental es la mejor vacuna contra las pandemias, siendo una forma de cuidar la barrera de protección inespecífica que es la naturaleza, la cual nos protege de patógenos que ni siquiera sabemos que existen. Este es un engranaje muy delicado y evolucionado, que también es muy fácil de destruir.

En los ecosistemas saludables se presenta una gran cantidad y diversidad genética de especies, donde tanto hospedadores como patógenos pueden regularse entre sí. Estos ecosistemas son capaces de aminorar el riesgo de zoonosis controlando y reduciendo las posibilidades de que ciertos patógenos puedan desencadenarse en las sociedades humanas.

Desde Aldea Nativa, creemos que es importante dejar de considerar a la naturaleza como un recurso más, para empezar a entenderla como parte de nosotros mismos. Es por ello, que buscamos fomentar los sistemas de producción regenerativos y en armonía con el ambiente, los cuales fortalezcan los ecosistemas y la biodiversidad, respetando la flora y la fauna, restaurando los suelos y cuidando el agua.

También creemos que es fundamental dejar de contaminar nuestro planeta, por lo que nos encontramos en un proceso de transición hacia prácticas más sustentables, esperando poder gestionar de una mejor forma nuestra huella de carbono y aportar nuestro granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor.

En un futuro, esperamos poder ofrecerte solo productos que nos ayuden a regenerar la biodiversidad de nuestro planeta. Si quieres conocer nuestra oferta de productos regenerativos, haz click aquí.

Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0